26 jun. 2018

Mis comienzos en el mundo del maquillaje

Hoy quiero compartir con vosotr@s una entrada muy especial.

Me hace mucha ilusión contaros como comenzó todo y la verdad es que aun estoy arrancando, pero creo que la parte más importante es tomar la decisión y eso ya lo hice.

No quiero hacer esta entrada muy larga, porque no quiero aburrir a los que os animáis a dedicarme un ratito.





¿CÓMO SURGE TODO?

Hace unos 5 años, mi ilusión, era dedicarme a la moda y me formé como asesora de imagen.

No me voy a liar mucho hablándoos sobre esto porque no es lo importante, pero la sensación para mi en aquel momento, era que no pintaba nada en ese mundo. A día de hoy le daría una vuelta al asunto porque la madurez hace que aprendas a llevar mejor "algunas" cosas.

El caso es que dimos una clase con un maquillador profesional y ese día algo en mi cabeza cambió.
La idea de maquillar a otras personas, con los días fue creándome curiosidad, empecé a ver tutoriales en youtube, a seguir a maquilladoras, buscar escuelas...
Y este fue el comienzo.


FORMACIÓN


Trabajaba de lunes a viernes en una clínica dental, y busqué una escuela que diera clases los fines de semana.
Para empezar, pues fue bien, porque soy de las que opinan que de todo se puede aprender. Pero la verdad es que aquello no era suficiente.

Hace como 3 años, dediqué mis vacaciones a irme a Barcelona para formarme con Laia Martín, para mi, una maquilladora excelente y aun más maravillosa como persona.
Me ayudó mucho poder aprender de ella y todos los consejos que me dio.
Me marché sola a Barcelona, una semana.
Se que te parecerá una tontería, pero para mi en aquel momento fue más una proeza jajajajajajjaj

Después de mucho oir hablar de la escuela Bogart Makeup, decidí hacer un curso de fin de semana dedicado al trabajo de la piel.
Desde que entré por aquella puerta mi vida y mentalidad, en cuanto al maquillaje, cambiaron radicalmente.
A este curso le siguieron, el de verano y los dos Técnicos, sumándole algunos más entre medias que iban surgiendo. Vamos que me deje todos mi ahorros para tener la que consideraba la mejor formación.

Recuerdo que pensé, ¡que pasada trabajar aquí!

Fueron en total, como 2 años de formación constante en los que aprendí mucho a nivel profesional y personal y me di cuenta que había que buscar la perfección, que las cosas hay que hacerlas a conciencia y poniendo todo de mi parte.


EL CAMBIO


Aquí viene lo mejor y lo peor de esta historia.
Trabajaba en una clínica dental con mucha carga de trabajo y por mi forma de ser y por querer hacer las cosas bien, terminé desgastándome completamente.

Esto sumado a que sentía que quería ser maquilladora costase lo que costase y que el trabajo me absorvia tanto física como psicológicamente, me llevó un poco a tocar fondo.

Estaba deprimida, comencé a tener ataques fuertes de ansiedad y vértigos. Todo esto no lo había sufrido antes y terminé cogiendo varias bajas.
Y aunque había podido compaginar el primer curso en la escuela gracias a mis compañeras, el segundo ya era imposible.

Tengo que contaros, que incluso acudí a un psicólogo, maravilloso por cierto. Me hizo ver el problema real, centrarme y me creo curiosidad por el mundo del yoga y la meditación que me vinieron de lujo y que por cierto, tengo que retomar.

Después de estar de baja un tiempo y pensarlo mucho, mi novio, me dijo que así no podía seguir y gracias a él pude seguir estudiando y deje el trabajo en la clínica.
¡ojo! un trabajo con buen salario y fijo.
Créeme que la decisión no era fácil, pero fue la correcta.
Si mi novio no hubiese estado, evidentemente, las cosas no habrían sido "tan fáciles" y mi situación emocional habría sido mucho más insostenible, ya que siempre ha sido un gran apoyo para mi.

Pero se que con el tiempo, habría buscado otro camino, y esto te lo cuento porque quizás, tu tengas un sueño y te pongas mil excusas para no llevarlo a cabo. Los niños, los pagos, la edad... siempre son excusas.
Porque en mayor o menor medida siempre hay posibilidades aunque el camino sea más complicado.

Bueno, hice el segundo curso, y logré mi formación completa de la mano de dos grandes del mundo del maquillaje a los que admiro hasta el infinito y más allá.




Y DESPUÉS ¿QUE?


Pues después venia lo chungo, pero la suerte apareció en mi vida cuando me ofrecieron trabajar un par de semanas en las escuela y no solo eso, sino que las dos semanas, se convirtieron ¡en meses!

¿Te acuerdas, que más arriba te contaba como pensé en lo maravilloso que seria trabajar en la escuela?
Pues mi sueño se hizo realidad.

Desde que empecé y a pesar de este momento mega suertudo que viví, las cosas no son fáciles.
Sueño con tener algún día mi propio estudio y maquillar a muchas novias e invitadas e impartir un montón de cursos de auto maquillaje.
En definitiva dedicarme a esto y poder vivir de ello unicamente, pero es muuuuuy difícil.
Llevo 4 años en ello y en esta profesión eso es solo el comienzo, pero es por lo que quiero luchar.

En este tiempo he comenzado a maquillar novias, que es lo que más me gusta, he hecho talleres, he estado en la escuela,  me han llamado para colaborar en trabajos muy chulos, he hecho sesiones de fotos que me han encantado, pero después de hacer otras horribles que no me han servido a nivel material, pero si para aprender.
He reído, me he frustrado, he llorado desconsoladamente, he querido dejarlo y he pensado, Sara ¿estas tontas o que te pasa?...

Pero lo más importante, es que me he conocido mucho más a mi misma y a un montón de personas maravillosas y muchas ahora son amigas.

Lucho como mis compañeras por dignificar esta profesión, por hacer ver que somos maquilladoras, no esteticistas ni otra cosa.
Me encuentro cada día con gente que no valora el tiempo, la formación, el trabajo, el cariño y el material y que quieren que trabajes prácticamente gratis.

¡Pero aquí sigo! y a día de hoy no tengo idea de hacer otra cosa, más que seguir luchando por llegar a lo que quiero ser.

Si has llegado hasta aquí, hoy si que sí, ¡¡¡¡¡¡¡¡UN MILLÓN Y MEDIO DE GRACIAS!!!!!!!

Espero que tengas un gran sueño y tú también te animes a luchar por cumplirlo.


4 comentarios:

  1. Que duro, que difícil, cuanta incertidumbre.. Pero al final valdrá la pena... tu naciste para esto, y estaré y estoy, encantada de ver tu esfuerzo, sacrificio y tú éxito! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te voy a contar a ti... que sabes lo que cuesta y lo duro que es, pero lo bonito tambien. Y al final poquito a poco vamos haciendo el camino y espero que dentro de unos años nos sentemos a comer y podamos reirnos de todo lo pasado. Un besazo amiga

      Eliminar
  2. A pesar de todo estás consiguiendo llegar a donde quieres a pesar de todas las dificultades. Y eso da paz. Me alegro mucho!! Creo que a mi me pasa exactamente igual. Ahora va hacer casi dos años años que estoy formandome para ser la maquilladora que quiero ser, aunque es un proceso de aprendizaje constante....tengo a mi niña de 1 añito, que me ocupa la mayor parte del tiempo pero saco huecos y mi madre que me ayuda y sobre todo mi marido. Gracias a el puedo hacer lo que quiero ser realmente. A pesar de que me especialicé en Educación Infantil durante 6 años. Aunque llevo maquillando desde que tengo 7 años....pero lo veia como un hobbi y nl como un trabajo.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dedicarme un ratiro carmen para leer el post!!!! lo importante, como dices es que tenemos la gran suerte de tener apoyo y paciencia para ir creciendo y mejorando en esta profesion que es tan bonita.
      Un besote y mucho animo compañera!!!!!!!

      Eliminar